25/3/17

COMENTARIO DE TEXTO RESUELTO

MANIFIESTO DE FERNANDO VII (1820)
 “Españoles: Cuando vuestros heroicos esfuerzos lograron poner término al cautiverio en que me retuvo la más inaudita perfidia, todo cuanto vi y escuché, apenas pisé suelo patrio, se reunió para persuadirme de que la nación deseaba ver resucitada su anterior forma de gobierno; (...) Pero mientras yo meditaba maduramente, con la solicitud propia de mi paternal corazón las variaciones de nuestro régimen fundamental, que parecían más adaptables al carácter nacional y al estado presente de las diversas porciones de la monarquía española, así como más análogas a la organización de los pueblos ilustrados, me habéis hecho entender vuestro anhelo de que se restableciese aquella Constitución, que entre el estruendo de armas hostiles, fue promulgada en Cádiz el año 1812, al propio tiempo que con asombro del mundo combatíais por la libertad de la patria. He oído vuestros votos y cual tierno padre he condescendido a lo que mis hijos reputan conducente a su felicidad. He jurado esa Constitución por la cual suspirabais, y seré siempre su más firme apoyo. Ya he tomado las medidas oportunas para la propia convocatoria de las Cortes. En ellas, habiendo reunido a vuestros representantes, me gozará de concurrir a la grande obra de la prosperidad nacional. (...) Marchemos francamente, y Yo el primero, por la senda Constitucional; y mostrando a la Europa un modelo de sabiduría, orden y perfecta moderación”. Gaceta Extraordinaria de Madrid 12 de marzo de 1820 

 Comentario del Texto:
 1.- Resume las ideas principales del texto: 
En este manifiesto, Fernando VII afirma que, a su regreso a España después de la Guerra de Independencia, procedió a restaurar la monarquía absoluta, porque pensaba que era el deseo de la mayoría de los españoles. Pero finalmente ha comprendido que, en realidad, la nación quiere que se restablezca la Constitución de 1812; por lo tanto, la ha jurado y ha puesto en marcha la convocatoria de Cortes representativas. En definitiva, Fernando VII acepta de forma paternal el establecimiento de una monarquía constitucional. 
2.- Define, explicando su significado histórico, los términos que aparecen subrayados en el texto. Constitución que entre el estruendo de armas hostiles fue promulgada en Cádiz el año 1812: Promulgada el 19 de Marzo de 1812, en plena Guerra de Independencia, la primera Constitución de la historia de España reconocía, entre otros principios, la soberanía nacional, la división de poderes, la existencia de una monarquía moderada, la igualdad ante la ley, diversos derechos y libertades individuales y la definición de España como un estado confesional católico. Pieza clave del liberalismo español, apenas tuvo incidencia en la vida real. La restauración del absolutismo por Fernando VII conllevó su derogación el 4 de mayo de 1814. Cuando vuestros heroicos esfuerzos lograron poner término al cautiverio en que me retuvo la más inaudita perfidia: El manifiesto comienza con una clara referencia a la Guerra de Independencia (1808-14) y a la paralela estancia de Fernando VII en Valençay, donde fue confinado tras las abdicaciones de Bayona. Con la firma del Tratado de Valençay (1813), Napoleón le repuso en el trono de España, poniéndose fin de este modo a su “cautiverio” y, de hecho, a la guerra que, aunque se libró en defensa del orden establecido, también impulsó el despertar del liberalismo español. Las diversas porciones de la monarquía española: Los esfuerzos realizados en las Cortes de Cádiz para que los habitantes de los territorios que configuraban el imperio español en América se sintieran parte integrante de España no habían frenado el desarrollo de los movimientos emancipadores. Y tras el retorno de Fernando VII, su intransigencia ante cualquier posibilidad de autonomía llevó al enfrentamiento definitivo con los dirigentes americanos. Su anterior forma de gobierno: Se trata de una monarquía absolutista, de procedencia divina y en la que el rey tenía todos los poderes, legislativo, judicial, ejecutivo. Era el jefe militar y por lo tanto su poder era indiscutible. Los estamentos eran tres y se reunían para hablar de cuestiones de estado aunque la última palabra la tenía siempre el rey. El tono paternalista que tiene Fernando VII en este discurso es otro rasgo típico de carácter absolutista.
 3.- Explica brevemente el contexto histórico en el que se inscribe el texto y las ideas que defiende el autor en ese contexto. 
 El texto tiene lugar el 10 de marzo de 1820 y está totalmente relacionado con el pronunciamiento liberal del coronel Riego en Cabezas de S. Juan en enero de ese año, que llevó a cabo con el fin de restaurar la Constitución de Cádiz, y con el apoyo recibido por Riego en varias provincias, más la pasividad del ejército y del campesinado; el rey asustado ante esta situación, ve que no tiene más remedio que jurar la Constitución y lo hace el día 7 de marzo, publicando el Manifiesto el día 10 en el que informaba a la población de todo ello. El triunfo del pronunciamiento liberal de Riego y la jura de la Constitución de 1812 por el rey, pone fin a la primera etapa del reinado de Fernando VII en la que el rey había derogado la legislación gaditana y había vuelto al Antiguo Régimen y da lugar al comienzo del llamado Trienio Liberal 1820-23, en el que se restaura la Constitución y los decretos de Cádiz que implantaban nuevamente el sistema liberal. Ideología del autor: Hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma, Fernando VII fue rey de España desde 1808 a 1833. Fue un defensor acérrimo del absolutismo y, tras su regreso de Francia en 1814, anuló la obra de las Cortes de Cádiz y desató una durísima represión contra los liberales. En este manifiesto, sin embargo, obligado por el triunfo del levantamiento de Rafael de Riego, parece apoyar firmemente la causa liberal y constitucional. En la práctica, no dudó en conspirar contra los gobiernos liberales, apoyando la acción de las guerrillas realistas, el intento de golpe de Estado protagonizado por la guardia real en julio de 1822 y solicitando y consiguiendo, finalmente, la intervención de las potencias europeas absolutistas en España. Restaurado como rey absoluto en 1823, la necesidad de modernizar el Estado español y su deseo de garantizar que su hija Isabel heredara la Corona le hicieron moderar su forma de proceder y enfrentarse tanto con los sectores más radicales del liberalismo como con los del absolutismo, aglutinados en torno a la figura de su hermano, Carlos María Isidro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario